Blogia
El Sumidero

MAR ADENTRO

Hace ya unas dos semanas que vimos la película en cuestión, pero no es hasta ahora que me decido a escribir aquí unas líneas. Lo primero de todo es decir que la película me encantó, y me encantó en todos los sentidos ya sea fotografía, música, actores, ritmo etc. Desde mi modesta opinión, sin ser un experto en el Arte cinematográfico, creo que es una gran película. Pero además parece ser un fenómeno nacional ya que trata el controvertido tema de la Eutanasia. No quisiera en este momento entrar en el debate de eutanisia si-eutanasia no, porque no es este el tema exactamente. Lo que me llama poderosamente la atención es algún comentario escuchado, pienso que en ocasiones avalado por las críticas vertidas en los medios por críticos supuestamente independientes y expertos. Estos comentarios tachan la película, entre otras cosas, de "oportunista". Que alguien por favor me explique que quiere decir esto. Para empezar, las películas no dejan de ser buenas o malas por el hecho de ser oportunistas, pero es que sigo sin entender porqué una película así es oportunista. Lo entendería si por ejemplo se debatiera en el congreso la conveniencia de legislar la Eutanasia o no, y el otro debate, el social, estuviera abierto. Pero no es este el caso. También se dice que Amenabar hace un claro alegato en favor de la Eutanasia. Me parto. Personalmente creo que ha sido muy honesto al reflejar los distintos puntos de vista sobre el tema en cuestión, que fueron los que fueron, porque no olvidemos que es una historia real, adaptada al lenguaje cinematográfico, pero real. Y en este caso concreto pienso que es la mejor forma de afrontar la película como espectador, como la historia de un personaje singular, fuera de lo común cuya vida merecía la pena que fuese contada. Lo que más gracia me hace es oir que la película es ñoña o lacrimógena, que busca la lágrima fácil. Hombre, yo no fui engañado a ver la película. Sabía quien era Ramón Sampedro, había estado al tanto de su lucha. Incluso el día antes de ir a ver la película me encontré casualmente que en televisión pasaban una entrevista que Televisión Española había realizado hace ya años, y ya viendo la entrevista los ojos se te llenaban de lágrimas. Y tengo que decir que muchos de los diálogos están sacados casi literalmente de esas entrevistas. ¿Lágrima fácil?. Por supuesto, es que la historia es muy dura coño. Pero insisto, es que además es la que es.
No quisiera acabar de escribir estas lineas sin salirme un momento de la linea argumental, para decir que desde mi cómoda butaca en la que ahora reposo, siendo dueño de mis actos y con total libertad de movimiento y pensamiento, no me siento en absoluto facultado para decidir sobre la vida o la muerte del resto de mis congéneres, y que aspiro a que algún día gocemos todos de la libertad de decidir sobre lo que queremos hacer con nuestra propia vida, siempre con la mínima dignidad necesaria, que sólo el estado en este caso, puede amparar. Que nunca las decisiones tomadas sobre nuestra propia vida sean frustradas por las convicciones morales de otros. Que cada cual viva su vida de acuerdo a sus propias convicciones sin rebasar la línea del respeto mutuo. Como despedida, unas palabras de Ramón Sampedro.

Mar adentro, mar adentro,
y en la ingravidez del fondo
donde se cumplen los sueños,
se juntan dos voluntades
para cumplir un deseo.

Un beso enciende la vida
con un relámpago y un trueno,
y en una metamorfosis
mi cuerpo no es ya mi cuerpo;
es como penetrar al centro del universo:

El abrazo más pueril,
y el más puro de los besos,
hasta vernos reducidos
en un único deseo:

Tu mirada y mi mirada
como un eco repitiendo, sin palabras:
más adentro, más adentro,
hasta el más allá del todo
por la sangre y por los huesos.

Pero me despierto siempre
y siempre quiero estar muerto
para seguir con mi boca
enredada en tus cabellos.

No tengo más que decir (por ahora).-
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

pabloh -

En mi opinión, si la película hace algún alegato, es de la libertad. La libertad de elegir tu vida (o tu no-vida). Pero no censura ninguna de las 2 posturas.

De hecho, uno de los personajes elige terminar su vida, pero hay otro que prefiere seguir adelante.

Yo también fui a verla hace varias semanas, y también quería escribir sobre ella, pero me dejó tan consternado que no sabía por donde enmpezar.

Es difícil de comparar con las demás películas de Amenábar, el género estotalmente distinto. Pero lo que es seguro es que es la que más me ha impactado, y eso a pesar de que cuando entras en el cine, ya sabes el final.

JMª Mtnez -

Aún no he visto la película, esperaré unos días más para que la gente se tranquilice y se obsesione con alguna nueva película, para que las salas en las que proyecten "Mar adentro" estén medio vacías y se pueda ir al cine sin agobios y sin tener a un tío en el cogote rumiando su cubo de palomitas con la boca abierta!

Subrayo la idea de que, en determinadas condiciones, uno pueda elegir poner fin a su vida, cuando la calidad de esta vida es nula y sólo supone preocupaciones, sufrimiento, trabajo y esfuerzo para quienes nos atienden, nos cuidan y nos rodean.

Hace mucho tiempo que no veo una película que me entusiasme y me emocione, pero de las últimas que he visto recientemente os hago un par de sugerencias:
"Negocios ocultos", película de Stephen Frears, del 2002 que han estrenado recientemente en España, que aborda el tráfico de órganos.

"Primavera, verano, otoño, invierno y primavera", peli china (ni idea del nombre del director o de los actores, ni ganas de buscarlo en la red), de ritmo lento, con fotografía espectacular y con un par de mensajes de la filosofía oriental.

Poco más.

Besos y abrazos, a elegir.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres